· 

A todos nos sale el indio alguna vez

 

 

 

 

 

Por Carlos Sandoval

Una tarde en una fonda estaban comiendo el pugsin con su mamá curuchupa un cachicaldo de ville con poquito de makimashka hecho en tushpa de leña por una waricha warmilla, de repente entra un pusso guaguayashca bien futre con barbas de cui pletisto bañadito con chawarsapi, vestido con arrta guaragua, medio warapero; de repente fija su mirada en la madre del guagua pensando en que es una llapanga charki wahsca, y se le acerca para masear su comida. La señora se asombra que un hombre de tan buena imagen sea chaupi caballero, y la confunda con una Waina, ella se levanta y de un golpe lo deja paki ventana. Levantó su voz y dijo: “¿Miguel es usted? Casi no lo reconozco con tan bella pinta hecho el galán; solo es wuachiman, deje de ser chambón con su familia y con las mujeres tan chauchapico, vaya a chambear y deje de washpetear, deje de dar mal ejemplo a sus llullitos”. El hombre medio tambaleke por el golpe cayendo y reaccionando se da cuenta que no es el fandango al que le invitaron, tusuchendo su shigra que cayó al suelo sale corriendo. La mujer nuevamente le grita ¡Wairapamushca, ojalá le crezcan mitzas en las corotas y abandone esa vida de bohemio! Amishcando a su hijo, la señora sale del lugar dejando chauchas de propina y dijole a su hijo: “No aprenderá taitico, esos malos habitos”. Llegando a casa el irki guagua cae como guatza en la cama,  chirisiki durmió amishcadito a su mamá. FIN

 

Esta era una típica escena vivida en la época de los 20´s o 30´s, ciertas palabras no son kichwismos, sino pueden ser de origen desconocido o mezcla entre el chibcha, aymara y otras lenguas, las mismas que tuvieron influencia en nuestra llakta ya que era el centro del comercio andino. Ciertas palabras tienen distintos significados, es así que cuando descifres quizá te encuentres con un término que no encaje pero en el contexto, si lo hace. Espero les haya gustado este relato, en el próximo artículo publicaré la historia con los significados de los términos del relato y en ese idioma que ahora hablan los jóvenes, el espanglish. 

 

No solo que te hagan enojar y te saquen de quicio hace que te salga el indio de adentro, ese Atahualpa y Rumiñahui bien guardados, sino también usar estos términos y fomentar una identidad que poco a poco se va perdiendo con los modismos y modernismos del inglés. Mis mashcas no dejemos que este lindo lenguaje del kichuañol se pierda, pidamos a nuestros padres o abuelos que recuerden más palabras e insertémoslas en nuestro vocabulario. ¡Que hablar Kichwa no te hace menos que nadie, más bien te hace interesante!

 

Pd. El relato está en relación a la Violencia de Género, y comprendiendo que en la Cosmovisión Andina se hacía justicia indígena, la que hoy está prohibida pero aun se la sigue practicando, nos unimos a la campaña: NI UNA MAS, TODOS SOMOS HUMANOS Y TENEMOS LOS MISMOS DERECHOS.

 

Gracias al gentil aporte de Nelson Chanatasig, Elena Castro, Edilma Hernández (+), Elsa Cajas, Carlos S. Mena, y otras muchas personas que aún mantienen esta linda tradición de hablar así.