· 

¿Consulta Popular o Consulta Populista?

 

 

 

 

 

Por Carlos Sandoval

Todos hemos pasado cuando éramos niños, jóvenes, universitarios, por una prueba o examen súper difícil que si no lo aprobábamos cambiaría el rumbo de nuestra vida, nos atrasaríamos o continuaríamos.

Ese examen típico era con el profesor más difícil, con el profesor más amargado o con la profesora más aburrida pero que al último se portaba como decíamos “cargosa”, y antes de cada examen gritábamos “licen no sea así” pero a la vez nos poníamos a revisar rapidito el cuaderno para acordarnos de algo, o esperábamos a que el “cepillo” nos dicte.

 

Con esta analogía quiero hacer referencia a estas elecciones que vamos a tener este 4 de febrero, quizá aparecieron de la nada, quizá fueron repentinas y nos cayeron como balde de agua fría; así como todos los del curso no querían que nos tomen prueba, estamos cayendo en gritar todos NO o todos SI.

 

Estamos cayendo en el común de las masas y rayar todo en plancha o a la suerte, a ver que viene después; estamos a tiempo, yo les pregunto ¿Por qué no analizamos nuestro propio cuaderno, nuestro propio criterio, los anexos, las preguntas poco a poco y no dependemos de otras personas para saber que responder?

 

La consulta popular se volvió una consulta populista al querer unas respuestas generales, globales y que todo el mundo las grite.

Por favor señores y señoras, jóvenes, no caigamos en ver que depara la suerte, en rogar a Dios y los mil santos que pasemos el examen, preparémonos porque de esto depende el futuro del país.