· 

¿Feliz Año en Marzo? ¿Será porque estamos en el país donde no hay sombra?

Por Carlos Sandoval
Por Carlos Sandoval
Foto: referencial
Foto: referencial

El Ecuador tiene distintos atractivos tanto naturales como culturales, y ha sido reconocido a nivel mundial gracias a productos como: el cacao, el agua mineral, las flores y el mismo turismo, ningún país podría hacerle sombra, pero aquí no hablaré de cuanto hemos ganado terreno en ser reconocidos, sino por un atractivo que muy pocos conocen y si lo hacen, su trajinar diario hizo que se perdieran de un evento celestial que también nos destaca y no es específicamente mirando al cielo, sino al suelo.

 

Si tuviste un poco de curiosidad y viste las redes sociales, se habló del día de la Poesía, del día del Síndrome de Down, que no son menos importantes pero estas son fechas mundialmente conocidas, ahora bien, el Ecuador por su posición predilecta hizo posible que el Sol al estar en su punto máximo NO REFLEJE NINGUNA SOMBRA, ¿Cuándo? El 21 de marzo pasado.

 

Este evento más allá de ser astral, es un evento Andino, un cambio, un renacimiento dentro de la cosmovisión indígena, es una época donde aparecen los granos tiernos, donde florece la Pacha Mama y el hombre. El calendario basado en la Chacana o Cruz Andina, estaba dividido en 13 meses de 28 días, los mismos que coincidían con los dos solsticios y dos equinoccios. El equinoccio al que corresponde cada 21 de marzo es llamado Pawkar Raymi o Baile del Florecimiento, el mismo que denota el INICIO DEL AÑO ANDINO.

 

En los rituales andinos que aún se mantienen, es presentando el Mushuk Nina o Fuego Nuevo por el anciano de la comunidad pasando a los jóvenes mediante antorchas, este se debía mantener encendido hasta el próximo año en los hogares. Por su parte el sol al estar en este punto tan álgido y tan candente, no refleja ninguna sombra en ningún objeto que esté en territorio Ecuatoriano, cuya capital es Quito y este significa “mitad del tiempo en tierra o Chaupi Pacha”.

 

Este inicio de año, esta renovación, hace también el hombre se conecte con sus raíces, raíces que han sido opacadas por los conquistadores con sus celebraciones religiosas y hoy por hoy podemos ver que ya muy pocos damos importancia a estas fiestas. No perdamos las raíces, no nos dejemos llevar por temas vanos mientras que la memoria ancestral se llena de virus en este mundo tecnológico.

 

Como nota, es increíble que en estas fechas importantes andinas, se destruya la naturaleza por personas tan frívolas que no manifiestan el más mínimo sentido de pertenencia a la tierra. Si se hacen estudios técnicos sobre la “Pacha Mama” por decir así a lo que ahora se conoce como “Medio Ambiente”, por favor los encargados deberían conocer estos temas y más bien en este caso puntual HACER FLORECER A LA CIUDAD y no matarla.

 

Pero bueno son temas que ustedes bien saben son netamente políticos y ahora Latacunga más que nunca necesita volver a nacer, volver a florecer, volver a ser esa ciudad señorial del Tambo Real de Tacvnga. Con esta pena en el alma pero a la vez alegría porque han leído este artículo hasta aquí, les deseo un FELIZ AÑO ANDINO AUTORIDADES Y QUERIDOS LECTORES.