· 

Consejo de la Judicatura denuncia existencia de intereses para apoderarse de la Corte Nacional de Justicia

Gustavo Jalkh, Presidente del Consejo de la Judicatura durante la presentación de pruebas de descargo. | Fotografía: Consejo de la Judicatura
Gustavo Jalkh, Presidente del Consejo de la Judicatura durante la presentación de pruebas de descargo. | Fotografía: Consejo de la Judicatura

Gustavo Jalkh, Presidente del Consejo de la Judicatura (CJ) esté viernes 01 de junio alertó a la ciudadanía sobre la existencia de intereses que pretenden desestabilizar a la Corte Nacional de Justicia. Durante la presentación de pruebas de descargo dentro del proceso de evaluación que realiza el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social Transitorio (CPCCS-T) que se efectuó este jueves 31 de mayo, el Doctor Jalkh entre otras cosas manifestó “que es preocupante que el informe preliminar del organismo evaluador cuestione el proceso de renovación parcial de la CNJ, sobre todo cuando ese concurso se desarrolló de acuerdo a la Constitución y a las normas de paridad de género, medidas de acción afirmativa  e impugnación ciudadana”.    

 

La audiencia pública que duró 30 minutos (tiempo fijado por el CPCCS-T) el titular del CJ expresó “Me parece, y esto es importante que el país lo sepa, que hay algún interés que quiere generar un ambiente para desestabilizar la Corte Nacional de Justicia”. Además recordó que en el año 2004 con similares argumentos, el Congreso Nacional destituyó a la Corte Suprema de Justicia e impuso la denominada “pichicorte”.

 

Tal vez hay algún asesor que, con criterios parecidos, quiere generar esto. Lo denuncio ante el país. Esto no es inocente. Queda claro que este informe en ese aspecto no tiene ningún sustento y al contrario podría existir algún oscuro interés de tomarse la Corte Nacional de Justicia”, señaló Jalkh.

Jalkh aseguró que el informe de Contraloría DAAC-0070-2016, que contiene observaciones al proceso de selección de fiscales, establece responsabilidades para la Fiscalía y no para las autoridades de la Judicatura. Además exhibió una certificación de la Contraloría que confirma que ni él ni los vocales del CJ, tienen responsabilidades administrativas o civiles por los concursos de fiscales realizados entre 2010 y 2015.

 

El máximo representante del CJ sobre el tema expresó “es muy claro entonces que no se puede concluir, en función de estos informes, que los concursos hayan sido amañados, decir esto es un irrespeto a los jueces del Ecuador y a los fiscales que no merecen ese tipo de comentarios”.

 

En referencia a los cuestionamientos por la supuesta mala aplicación del error inexcusable, el Presidente Jalkh ratificó que la Judicatura está plenamente facultada por la Constitución para ejercer la acción disciplinaria en la Función Judicial. Señaló que los tribunales de lo Contencioso Administrativo, la Corte Nacional de Justicia e incluso la Corte Interamericana de Derechos Humanos, a través de sus sentencias, reconocen la potestad disciplinaria del Consejo de la Judicatura en la aplicación del error inexcusable.

 

Los vocales Karina Peralta, Rosa Elena Jiménez, Néstor Arbito y Alejandro Subía decidieron no ejercer su derecho a la defensa en la audiencia, esto tras un incidente en el cual el presidente del CPCCS –T, Julio César Trujillo, ordenó al doctor Jalkh que se siente en un lugar determinado. Incluso lo amenazó con llamar a la Fuerza Pública “para que lo reduzca al sitio que le corresponde”.

 

Para evitar confrontaciones, el titular del CJ salió de la sala de sesiones y más tarde, en rueda de prensa calificó a la actuación de Trujillo como “un atropello”, señaló además que Jalkh y los vocales del Consejo de la Judicatura esperarán a ser notificados con la decisión final del organismo evaluador para, si es del caso, interponer un recurso de revisión.